Mi primer reloj

Mi primer reloj resucitado

Mi primera reparación fue más bien el montaje de un puzle sin instrucciones.

En unas bolsitas encontradas al fodo de la caja de los «relojes difuntos», aparecían varias pletinas, ruedas, agujas y un péndulo de una sencilla máquina sin sonería de unos 15cm de altura.

Haciendo pruebas fui encajando las diferentes partes y deduciendo para qué debería ser cada una hasta que al final las conseguí encajar.

Y una vez encajadas… vuelta atrás: Desmontaje completo mientras hacía un croquis para luego volver a encontrarlas rápidamente, una limpieza a fondo con bencina y un cepillo de dientes, abrillantado de las pletinas para quitarles un poco de mugre, montaje, aceitado y vuelta a la vida.

La verdad es que si lo miro ahora veo que no era para tanto, pero os prometo que me pasé un montón de tardes identificando qué era qué y para qué servía, dibujando cómo se colocaba, en qué sentido, etc.

Una vez montado todo, como no tenía caja y el péndulo está en la parte posterior, no se me ocurría cómo podía colgarlo y así disfrutar de su acompasado tic tac, por lo que me decidí por algo radical ¡Una caja transparente de bombones Ferrero!

Mecanizados los agujeros y puestas patitas de silicona para que no se oyera demasiado su latido, este reloj ocupa el puesto de honor sobre mi banco. Es mi primera toma de contacto «real» con la relojería con el relojismo amateur y me siento orgulloso.

Otra cuestión fue «lo bien» que me lo pasé para conseguir meter la cuerda en su sitio. ¡Que fuerza tiene!

Pero no hay como tener maña. ¿El truco? Poner en la punta del muelle una cuerda que pasé por el picaporte de la puerta, alejarme de ella para que se mantuviera recta, fijar la otra punta a su rueda y acercándome a la puerta según la cuerda me lo pidiera, ir remontandola (dandole cuerda al reloj). Al final, con más miedo que vergüenza y con unos alicates, cogí la punta del muelle y la sujeté a su soporte en uno de los pilares de la pletina.  Me hubiera gustado hacer un video ¡Pero no me quedaban manos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *